Dietas cetogénicas para deportistas de Fuerza

KetogenicDiet

 

Las dietas cetogénicas se caracterizan por un aporte reducido de carbohidratos (generalmente menos de 50 g/día) y un aumento relativo en las proporciones de grasas y proteínas respecto de las dietas tradicionales (Paoli et al., 2013). La excelente revisión de Paoli y Col. explica las diferencias entre la cetosis fisiológica y patológica. En este articulo, los autores explican los potenciales beneficios de la dieta cetogénica para perder peso graso. Los autores destacan que la cetosis fisiológica, no es una situación patológica como se observó en la cetosis diabética. Los deportistas que necesiten perder peso, la elección de una dieta cetogénica puede constituir una alternativa viable, pero es importante considerar que al menos dos semanas de adaptación son necesarias para evitar los efectos negativos en el rendimiento.

Un reciente estudio publicado por Wilson y Col. (2017), investigó el impacto de dos dietas (cetogénica y tradicional) igualadas en calorías (~2600 kcal/d) y en aporte de proteínas en la composición corporal, el rendimiento, los lípidos en sangre y el perfil hormonal en varones entrenados en fuerza. La dieta cetogénica aportaba el 20%, 5% y 75% de calorías desde la proteína, carbohidratos, y grasas, mientras que la dieta tradicional occidental contenía el 20%, 55% y 25% de calorías desde las proteínas, carbohidratos, y grasas respectivamente. Veinticinco varones fueron asignados aleatoriamente en una de las dos condiciones, la dieta cetogénica (n=12) o la dieta tradicional occidental (n=13). Después de 2 semanas de familiarización con los hábitos dietéticos, los participantes siguieron un programa periodizado de 8 semanas de entrenamiento de fuerza que estaba dirigido a aumentar la masa muscular y la fuerza. Al final del programa (semana 10) el grupo que siguió la dieta cetogénica aumentó la cantidad de carbohidratos (estrategia de reintroducción) por una semana. Los participantes fueros evaluados en la semana 0 (antes del periodo de familiarización) y en la semana 10 (después de las 8 semanas de entrenamiento de fuerza) y en la semana 11 (después del incremento del aporte de carbohidratos en grupo cetogénico). La masa magra aumentó en ambos grupos, en el cetogénico (2.4%) y en el tradicional (4.4%) en la semana 10, sin embargo solamente el grupo cetogénico aumentó la masa magra entre la semana 10 a la 11 (4.8%). La grasa corporal disminuyó en ambos grupos (-2.2 kg ± 1.2 kg y -1.5 ± 1.6 kg para la dieta cetogénica y tradicional respectivamente. La fuerza (1RM) y la potencia (determinada por el Test de Wingate) aumentó en ambos grupos. La concentración sanguínea de testosterona aumentó en los participantes que siguieron la dieta cetogénica (118 ng/dl) comparados con los niveles medidos en los participantes que siguieron la dieta tradicional (-36 ng/dl) mientras que la insulina y el perfil lipídico no se modificaron. Además, el aumento del consumo de carbohidratos desde ~0.4 g/kg a 1 y 3 g en la semana 11 resultó en un aumento de los triglicéridos sanguíneos en el grupo cetogénico.

Los autores concluyeron que las dietas cetógenicas constituyen una buena opción para ayudar a favorecer los cambios en la composición corporal, el rendimiento y el perfil hormonal en varones que realizan entrenamiento de fuerza. Aunque, los resultados de la presente investigación abogan por el uso de la dieta cetogénica para favorece los beneficios del entrenamiento de fuerza, algunos detalles necesitan ser considerados:

1) El contenido calórico de la dietas fue estimado basado en la ecuación de Miffling St. Jeor que predice la tasa metabólica en reposo y consecuentemente no está claro como se calculó el gasto energético de las actividades, incluyendo el entrenamiento de fuerza, la actividad física espontánea, termogénesis en actividades no consideradas como ejercicio (estado emocional, etc.) (Thomas et al., 2016).

2) Los participantes no realizaron ninguna otra actividad física durante el estudio. En consecuencia los resultados deberían ser considerados con cautela cuando se diseñan dietas para otro tipo de deportistas como jugadores de rugby, futbolistas, boxeadores o judocas en donde el entrenamiento de fuerza se integra con otras actividades que tienen un impacto metabólico muy elevado y donde la cantidad y el tipo de carbohidratos podría afectar la recuperación, el rendimiento y consecuentemente los resultados obtenidos. Por otra parte, para permitir una mejor interpretación y comparación con otros estudios, sería aconsejable que las cantidades de nutrientes fueran reportadas en gramos por kilogramo de peso corporal (Thomas et al., 2016).

Lecturas recomendadas

PAOLI, A., BIANCO, A. & GRIMALDI, K. A. 2015. The Ketogenic Diet and Sport: A Possible Marriage? Exerc Sport Sci Rev, 43, 153-62.

PAOLI, A., RUBINI, A., VOLEK, J. S. & GRIMALDI, K. A. 2013. Beyond weight loss: a review of the therapeutic uses of very-low-carbohydrate (ketogenic) diets. Eur J Clin Nutr, 67, 789-96.

THOMAS, D. T., ERDMAN, K. A. & BURKE, L. M. 2016. Position of the Academy of Nutrition and Dietetics, Dietitians of Canada, and the American College of Sports Medicine: Nutrition and Athletic Performance. J Acad Nutr Diet, 116, 501-28.

WILSON, J. M., LOWERY, R. P., ROBERTS, M. D., SHARP, M. H., JOY, J. M., SHIELDS, K. A., PARTL, J., VOLEK, J. S. & D’AGOSTINO, D. 2017. The Effects of Ketogenic Dieting on Body Composition, Strength, Power, and Hormonal Profiles in Resistance Training Males. J Strength Cond Res.

 

2 comentarios sobre “Dietas cetogénicas para deportistas de Fuerza

  1. Maria Jose Maciel Contestar

    Hay muchas variables a tener en cuenta, estllo de entrenamiento, duracion del mismo, en este caso atletas hombres?

    • Naclerio Autor del artículoContestar

      Si que hay variables el sexo podría ser una de ellas, pero hasta ahora no se ha visto que varones y mujeres produzcan respuestas diferenciadas.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *