Suplementación con β-Alanina en deportistas

BA

La Beta-Alanina (BA) es un aminoácido endógeno con un rol relevante en la síntesis de carnosina muscular (Trexler y col. 2015). Niveles altos de carnosina muscular han sido asociados con mejoras en la capacidad de tampón, quelación de iones de metales pesados y la capacidad antioxidante celular (Boldyrev et al., 2013). Consecuentemente, cualquier estrategia que maximice el contenido de carnosina muscular podría influenciar positivamente el rendimiento deportivo (Artioli y col. 2010).

Aunque la BA puede ser obtenida desde la dieta (carne de aves de corral y carnes rojas), su suplementación ha demostrado ser efectiva para aumentar los niveles de carnosina en el músculo esquelético humano. El posicionamiento de la Sociedad Internacional de Nutrición Deportiva (Trexler y col., 2015) indica que la suplementación con BA es segura en personas sanas siempre que se consuman las dosis recomendadas (~1.2 a 6.4 g.d-1) siendo el único efecto secundario el síntoma de parestesia (hormigueo). Este síntoma, aunque desaparece luego de una 1h, puede evitarse con el uso de fórmulas de lenta asimilación. Los beneficios sobre rendimiento deportivo se han observados principalmente en pruebas con alta demanda glucolíticas (1 a 4 minutos), pero también pueden afectar positivamente actividades intermitentes o de larga duración. El reciente artículo de Saunders y col. (2017) investigaron los efectos de la suplementación con BA en el contenido de carnosina muscular, la expresión genética y el rendimiento en una prueba de intensidad sostenida al 110% (CCT100%) de la potencia máxima alcanzada durante un test incremental hasta el agotamiento. Veinticinco varones físicamente activos (corredores, ciclistas y deportes de conjunto) fueron suplementados con 6.4 g.d1 de BA de lenta liberación (n=15) o placebo (n=10) por un periodo de 24 semanas. Los participantes fueron evaluados cada cuatro semanas. Se realizó biopsia muscular para analizar el contenido de carnosina y la expresión genética, y rendimiento de en la prueba CCT110%. Los participantes se comprometieron a mantener su nivel de actividad física así como su dieta habitual durante el estudio. La suplementación consistió en la ingesta de dos cápsulas de 800 mg de BA o placebo, cuatro veces al día, con 3 a 4 horas de intervalo entre las tomas (6.4 g totales por día). Todos los participantes aumentaron el contenido de carnosina muscular por arriba de los niveles basales (rango de aumento entre +17.13 a +41.32 mmol/kg-1 de músculo seco). El tiempo para alcanzar los niveles máximos de carnosina varió entre los participantes y se relacionó con el contenido de carnosina inicial (5 participantes necesitaron 20 semanas y 4 de ellos todavía mostraban un aumento creciente de 6 mmol.kg-1 con respecto a los valores previos). El contenido máximo de carnosina en el músculo se correlacionó significativamente con el rendimiento. Además solamente un gen (TauT) asociado con el transporte de BA hacia dentro del músculo mostró una marcada disminución a lo largo del estudio. Los autores indican que aunque la suplementación con BA aumenta los niveles de carnosina muscular y el rendimiento en todos los individuos hay una alta variabilidad entre estos.

El limite máximo saturable de carnosina muscular esta todavía por determinarse y posiblemente no se alcance luego de 24 semanas de suplementación con dosis de 6.4 g/d. Se necesitan mas investigaciones sobre los posibles adaptaciones fisiológicas inducidas por la combinación de entrenamiento y suplementación (mejora de la liberación de BA causada por un mayor flujo sanguíneo o incremento de la estimulación y expresión de los transportadores de BA o una atenuación de su desensibilización).

En resumen, la suplementación con BA parece ser segura y beneficiosa para deportistas que participan en deportes con alta demanda glugolítica. Aunque se ha recomendado realizar una fase de carga de cuatro semanas con 4 dosis de 1.6 g.d-1 ingeridas cada 3 o 4 h, seguida por un periodo de mantenimiento con 4 dosis de 0.8 g (Trexler y col. 2015) el protocolo óptimo todavía es desconocido. Dosis individualizadas, basadas en el peso corporal [~16 a 22 mg.kg-1 x 4 ingestas totales diarias cada 3 h (65 a 88 mg.kg-1 por día)] representaría un enfoque más práctico y adecuado para personalizar los protocolos de suplementación.

 

Dr. Fernando Naclerio

 

 

Lecturas Recomendadas

ARTIOLI, G. G., GUALANO, B., SMITH, A., STOUT, J. & LANCHA, A. H., JR. 2010. Role of beta-alanine supplementation on muscle carnosine and exercise performance. Med Sci Sports Exerc, 42, 1162-73.

BOLDYREV, A. A., ALDINI, G. & DERAVE, W. 2013. Physiology and pathophysiology of carnosine. Physiol Rev, 93, 1803-45.

SAUNDERS, B., V, D. E. S. P., LF, D. E. O., V, D. A. E. S., RP, D. A. S., RIANI, L., FRANCHI, M., GONCALVES, L. S., HARRIS, R. C., ROSCHEL, H., ARTIOLI, G. G., SALE, C. & GUALANO, B. 2017. Twenty-four Weeks of beta-Alanine Supplementation on Carnosine Content, Related Genes, and Exercise. Med Sci Sports Exerc, 49, 896-906.

TREXLER, E. T., SMITH-RYAN, A. E., STOUT, J. R., HOFFMAN, J. R., WILBORN, C. D., SALE, C., KREIDER, R. B., JAGER, R., EARNEST, C. P., BANNOCK, L., CAMPBELL, B., KALMAN, D., ZIEGENFUSS, T. N. & ANTONIO, J. 2015. International society of sports nutrition position stand: Beta-Alanine. J Int Soc Sports Nutr, 12, 30.

 

 

 

 

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *